Los cristianos y la huelga general

No son pocas las dudas que se nos plantean a los cristianos cuando analizamos la realidad que nos rodea a la luz del evangelio, o como decía recientemente  una compañera de la HOAC utilizando un acertado símil, con las “gafas del evangelio”.

A lo largo de nuestras vidas nos encontramos en multitud de encrucijadas en las que no siempre somos capaces de ofrecer una respuesta clara y determinante, donde nuestras limitaciones nos hacen ver una realidad distorsionada que no es la realidad evangélica, es una realidad creada simplemente a nuestra medida.

Es habitual que, como en las mejores familias, en el seno de la propia Iglesia surjan diferencias que son reflejo de esa pluralidad  que hacen de nuestra comunidad un entorno rico en ideas, favorecedor del crecimiento personal. Porque el ser humano es así, plural, ha sido creado plural y cualquier intento de uniformizarlo no hace otra cosa que atentar contra la propia condición humana: imagen y semejanza del mismísimo Dios.

Pues sin perder la referencia de esa pluralidad, tenemos ante nosotros un momento histórico en el que los cristianos no podemos permanecer al margen, independientemente de ideologías. Un momento en el que, por más que me pongo las gafas a las que hacía referencia antes, no consigo obtener ninguna lectura que no sea aquella que me pone del lado de los más débiles, de los que más están padeciendo la crisis económica. Por más que me pongo esas gafas no puedo encontrar una respuesta que me haga ver las ventajas que la precarización del mercado laboral y la desregularización de las relaciones entre empresario y trabajador puedan ofrecer a la creación de empleo, y de existir, que no se traduzca en una nueva forma de esclavitud que le vaya a afectar de forma gravísima a a mis hijos y a los hijos de mis hijos.

Responder ante la reforma laboral de la misma forma que hemos respondido ante otras reformas laborales, planteadas por gobiernos de otro color, es un acto de coherencia con el mensaje que Jesucristo nos ha dejado como la herencia más valiosa que ningún hombre ha podido recibir: La herencia de amar al prójimo con la misma fuerza con la que nos amamos a nosotros mismos. El mismo amor que los que nos precedieron mostraron hacia nosotros, muchas veces a costa de su propia vida, y que nosotros estamos obligados a devolver con igual intensidad a las generaciones futuras.

El 29 de marzo tenemos ante nosotros una nueva encrucijada que en libertad debemos de asumir. Una libertad que otros, con la fuerza que solo el Señor es capaz de transmitir, ganaron a base de sangre,  sudor y lágrimas, y que nosotros no debemos desperdiciar, aún cuando apliquen contra nosotros la artillería pesada del  chantaje en forma de enormes cifras de paro de las que no somos culpables, teniendo muy en cuenta que son los propios causantes de la crisis los que ahora nos exigen esos sacrificios.

Personalmente yo el 29 de marzo acudiré a la huelga por muchas razones, pero principalmente en muestra de solidaridad con todos aquellos que desgraciadamente no pueden acudir por estar sus puestos de trabajo en el filo de la navaja.

Tú por supuesto actúa libre, pero responsablemente. Nos jugamos todos mucho.

Y que Dios nos ayude.

G. Leira.

Advertisements

4 thoughts on “Los cristianos y la huelga general

  1. Pero ¿es que todos los empresarios son malos, demoniacos, destructores del trabajador, incluidos los empresarios cristianos? Por Dios, por ese Dios a que haceis referencia tan a menudo, demos un margen de confianza ya que a los anteriores a los que se les dio nos dejaron, entre unas cosas y otras, donde estamos. ¿De verdad habría huelga si los ausentes sindicatos, al menos en Andalucía, no la hubieran convocado? La demagogia, a veces, se reviste de los ropajes mas llamativos del mundo; pero no deja de ser demagogia. Por cierto me considero tan cristiano como cualquiera de los que defienden la huelga… Y por cierto no soy empresario… y por cierto esos ausentes sindicatos de ahora no han dicho lo mas mínimo mientras se llevaban el dinero de los parados en Andalucía, no los he visto mientras se iba engordando el dinero “desaparecido” de los trabajadores, en una tierra donde el paro es el mayor de Europa, o casi. ¿Y ahora si están?

    • Agradecemos tu comentario, porque al menos es muestra de interés por lo que escribimos, y eso es siempre positivo. Dicho lo cual simplemente hacerte un par de aclaraciones porque veo que no has entendido bien el artículo. Primero, la huelga no es en contra de los empresarios, lo es en contra de la reforma laboral promovida por el gobierno actual, como lo fue hace un año (mira la hemeroteca) contra la promovida por el anterior gobierno. Segundo, nadie ha dicho que todos los empresarios sean unos demonios, no sé de dónde sacas esa conclusión, pero te aseguro que los trabajadores tampoco y mucho menos son los responsables de la crisis, y me cuesta creer que tú, si te manifiestas trabajador, opines lo contrario. En esa coyuntura ¿ves lógico que te recorten derechos laborales para contentar a los que te han metido en el agujero negro?. Yo desde luego no, y lo que no estoy dispuesto a consentir que ellos ataquen al único instrumento que tenemos para mantener unas condiciones laborales dignas, los sindicatos, aún siendo consciente de la necesidad de mejora muchas cosas.

      En cualquier caso, como digo en el post, si te consideras bien tratado, eres libre de no ir a la huelga, pero no busques en el exterior justificación alguna a tus decisiones.

      Un saludo

  2. Me alegro al ver que no todo es gris y que aún quedan seguidores de Jesús el galileo incluso en la iglesia católica.
    Más allá de las interpretaciones, más allá de los añadidos bienintencionados en esos cuatro textos básicos, el “espíritu” liberador y comprometido con los pobres, los extrarradio de las sociedades, las mujeres, todos los últimos y últimas, es evidente. Hoy no estaría aquel hombre al lado de la CEOE precisamente, ni desde las explanadas de cualesquiera templos animaría a las gentes a sumarse a lo prudente, sino que evidenciaría la podredumbre y la mentira, el buen negocio y la orfandad a que todas las jerarquías nos van abocando. Su Dios, el Dios de Jesús no se entendería con el del santa santorum, porque nunca estuvo distante y ajeno a la vida, y tomó partido como hoy lo toma a través de muchas y muchos. Gracias por no someteros más que a vuestra conciencia y a los actos del galileo.

  3. Uno, con los años, ya no pide mucho; simplemente saber de qué lado está. Saber de qué lado está y punto. Cuando uno atisba ciertos ambientes ( Cáritas, por ejemplo puede ser uno pero no el único) y observa crecientes de llamadas y peticiones. Cuando uno ve a la misma gente de siempre expresando problemas nuevos que al comienzo no son dichos muy claramente pero que llega un momento de que sabes lo que están expresando: carencia. Carencia y una nueva necesidad. Cuando sabes que los abuelos siguen dando de comer a sus no solo hijos sino nueras y nietos….Algo va mal. Algo va muy mal. Si encima estos son efectos sordos (es decir no televisados sin salidas permanentemente en pantalla) y efectos multiplicadores, habrá que pedir alguna cuenta, habrá algo que hacer, habrá que moverse, digo yo. Pero claro, si yo tengo el pan asegurado y de momento a mí no me toca diré que la cosa no está tan mal, que se están dando pasos importantes, que la reforma hay que darle tiempo para que funcione y vuelva a entusiasmar al pessonal. Bueno. si a mí no me toca podré decir lo que sea pero no veré lo inmediato lo que ya es para un creciente número de personas. Y hablar esto, sencillamente me parece ya una postura de fe. Porque creer, mirando el rostro de Jesús, no te dice que le des tiempo a quien ya no le queda; pues, quien curó en sábado vio la urgencia del necesitado antes del cálculo elemental de quien prudentemente esperaría al día siguiente para realizar la curación. La huelga no solucionará nada o sí. En todo caso será un exponente para mirar las cosas de abajo arriba y no de arriba abajo.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s