UN NUEVO ESCENARIO HOAC-PASTORAL OBRERA-ACCIÓN CATÓLICA PARA FERROL/MONDOÑEDO

Ya sé que no es fácil y que hay mucho pan que rebanar. Hacer cambios es siempre interesante pero no es cómodo.  Sin embargo, cuando éstos se postergan, quedan simplemente inercias, slogans, recuerdos, vejez. Es impresionante con que facilidad envejece todo; no solo las personas sino aquello que consideramos nacido para la vida, para dar vida, para que encontremos remansos de agua fresca cuando los necesitemos.  La misma institución, cualquier institución envejece insensiblemente y cuando piensas que es portadora de pensamientos vivos e impulsadores para caminar, resulta que se ha convertido en herramienta con herrumbre, obsoleta que es preciso modernizar.   La acción el Espíritu Santo es por eso discernible porque el Espíritu no se acomoda, no defiende lo indefendible.  Al Espíritu hay que ex-ponerse para que nos vaya llevando a la verdad, a personas y a instituciones.  Él es la voz, a Él buscamos, ante Él nos exponemos.

Los tres movimientos que dan nombre a este escrito ( Hoac-Pastoral obrera- Acción católica) si bien son diferentes, no obstante gozan de un hilo conductor común.  Los tres usan el mismo método (Ver/Juzgar/Actuar) y los tres tienen una inclinación por la clase obrera, la clase menos protegida en la sociedad.  De manera que estamos hablando de unos elementos dentro de la Iglesia que tienen finalidades y métodos afines.  ¿Por qué no unir fuerzas?.   Pero al mismo tiempo y  retrocediendo en el mismo, vemos a una ciudad como Ferrol que fue pionera en estos quehaceres con nombres propios, personas brillantes entre presbíteros y laicos, protagonistas de acciones que no debieran ser olvidadas; es más, de acciones que debieran ser hoy removidas como las brasas de un fuego mortecino que aún tiene mucho que quemar y que hace falta eso, remover.  Remover las brasas.

Yo propongo reavivar este debate.  Hay por ahí gentes en cantidad ( más de lo que imaginaba) que han sido militantes gozosos en una época y que cuando quieren hablarte te cuentan la historia de la desilusión.  La historia de la desilusión que tiene generalmente de protagonistas nombres propios y momentos puntuales.  Pero que son gentes que han visto y oído, personas de altura cristiana que sería necesario volver a convocar.  Por eso y de cara al Congreso de laicos no estaría mal buscar una nueva coordinación que agrupe estos tres movimientos; una nueva coordinación que con el entusiasmo que caracteriza pero con la mano discreta de quien no rompe  la caña cascada ni apaga la mecha vacilante, convoque de nuevo, promueva y conjugue los verbos de la construcción de un pensamiento conjunto de cara al hoy que vivimos.  Qué bonito sería que el primero de Mayo un colectivo católico de 1500 personas emitiera un documento ( el que sea) en favor del mundo del trabajo, documento consensuado, etc.  Que sería distinto de otro documento que emite otra organización también católica, con 24 personas.

No le haríamos daño a nadie y ganaríamos todos:  presbíteros y laicos.  Y si alguien se sintiera ofendido por estos cambios, habría que pensar en aquello de quien prefiere ser cabeza de ratón que cola de león.    Algo rezan los evangelios de Jesús cuando se le ve buscando a las ovejas descarriadas de Israel.  Un Congreso de esta índole debiera  ponerse al tanto de estas cosas que nos parecen de gran seriedad y de cierta urgencia pastoral.   Quitar estorbos, volver a replantear, aunar.  En este momento hay generaciones nuevas.  ¿Por qué no intentarlo?

Juan Cabo Meana

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s