Comunicar

Lo que pretendemos hacer el grupo Gabriel Vázquez Seijas es entrar en red. Hemos visto y tratado de persuadirnos que en este momento, en casi el tercer año de conocernos, queremos proyectarnos.

Lo curioso de esto es que las inquietudes son eso, inquietudes y de sí mismas no dicen nada más. A toda inquietud hay que ir dándole forma poco a poco y este es el momento actual que vivimos: Tenemos una inquietud y no acertamos a darle forma. Por eso nos pareció algo iluminador que Guillermo esté entretenido en esto de las Web, porque intuimos que podía ser el cauce de nuestra común inquietud. La web, esta página concreta, podría ser la depositaria de nuestros sueños y anhelos que queremos hacer públicos y darlos a compartir.

Porque como grupo tenemos cosas nuestras, de nuestra particular intimidad. La verdad es que nos apreciamos y nos queremos y este cariño nos lo hacemos ver con ese respeto y ese afecto que sentimos unos por otros. Y tengo para mí que quien nos observe puede deducir el grado de aprecio que nos manifestamos. Pero también hemos generado algo para afuera. Esto mismo que estoy escribiendo ahora es para nosotros y para quien quiera leerlo. Cualquiera que no sea de nuestro grupo se hará cargo de la inquietud que este escrito manifiesta. Decir cosas y decirnos a nosotros mismos.

Me gusta una frase de Oscar Culman, aquel teólogo protestante que decía que quien quiera hablar de Dios debe hacerlo de sí mismo. O aquella otra que recoge Faus de que solo se habla de Dios cuando nos ven cómo tratamos a las cosas ( y a las personas) aquí en la tierra. Porque, digamos lo que digamos, expresemos lo que expresemos, sea una convicción, una duda, una curiosidad o algo parecido a un credo, las propias razones para vivir y para ser, siempre será la mano tendida de una persona a otra, hipotética, que delante de su ordenador está atenta al discurso que más o menos ensamblado uno hace.

Y la técnica o el arte de comunicarse luego irá mejorando, no cabe duda; pero habrá de escribirse mal e incompleto durante bastante tiempo. Esto cualquier lector lo entenderá. Además, hay preferencias: Hay gente que está obsesionada por el rigor y la sana ortografía en sus escritos.. Allá ellos. Yo prefiero un mal escrito con menos arte y menos estilo pero lleno de alma que esas obras que lees y (por lo menos para mí) te quedas igual que antes porque no te comunican lo que anhelas.

Si esta página, protagonizada por todo el grupo y por Juan y Antonio que nos ayudan, pudiera transmitir parte de nuestros sentimientos a otros habría logrado lo que anhelamos.

JUAN CABO MEANA

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s