Acercamiento a la HOAC

Creo no exagerar si digo que estoy contento de pertenecer a un grupo de iniciación de HOAC que en compañía de otras siete personas acudimos semanalmente para estudiar los cuadernos, el material formativo que nos ayuda a conocer los aspectos que HOAC subraya como grupo especializado de la ACCIÓN CATÓLICA.   Y lo que admiro de esto es cómo, en épocas pasadas (imagino que ahora también), obreros de distintas ciudades han recibido inspiración para trabajar apoyando las causas que entendieron como justas y reivindicativas desde una lectura del evangelio en esta clave social.

Lo admiro porque no es precisamente el obrero, el trabajador, el “currante”, como hoy se dice, una persona versada, instruida, con una formación para alturas de reivindicación. Creo que estas personas con una sensibilidad cristiana y apoyados por curas obreros , por sacerdotes valientes, han podido crear una mística en muchos que estaban llamados a ser trabajadores baratos, personas sumisas, gentes en todo caso que no crearan problemas al empresario, al acaudalado.  Admiro, en este sentido, a todas esas generaciones de hombres y de mujeres que tuvieron una visión de la vida distinta del proletario sumiso, encontrando en el evangelio filones para construir una sociedad mejor.

Aquí en Ferrol, por ejemplo, hay nombres propios que evocan una época que no es la nuestra de gente muy comprometida y luchadora que, sencillamente, enorgullece.

En mi grupo, por ejemplo, hay algunos miembros que están por el testimonio de sus padres o familiares directos que fueron en su momento grandes reivindicadores de causas nobles cuando las “papas quemaban” y dar la cara era muy, pero que muy peligroso.

Es verdad que este mundo no es aquel. Y no es bueno vivir de nostalgias. Pero sí que es bueno poner en su lugar a quienes han expuesto el pellejo por reclamar y exigir una vida más humana en el trabajo; han visto que en Jesús es posible apoyarse, creer en Él.  Y aunque  muchos se han visto con el calificativo de rojos, marxistas y demás ( que también podría ser), sin embargo ellos sabían que su causa no era solo agnóstica o atea, sino profundamente creyente; creyente en un Jesús que no aprueba la precaria vida de tantos frente a la opulencia de los de siempre o de los oportunistas.

Y la verdad es que en esto no cambió mucho la sociedad.  Y por eso busco inspiración en HOAC.

JUAN CABO MEANA

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s